FOCACCIA DE SARDINAS Y ACEITUNAS

El otro día probé por primera vez las aceitunas arbequinas y su sabor me pareció tan intenso y rico que empecé a pensar en recetas, ¡qué le voy a hacer, no lo puedo evitar! 

Como buena amiga de los hidratos que soy, se me ocurrió que las focaccias siempre son deliciosas con aceitunas, así que me puse manos a la obra. 

La receta de la masa base de focaccia que he utilizado, adaptando cantidades, es del libro Pan y Dulces Italianos de las Hermanas Simili, un imprescindible que nunca falla.  Su receta de focaccia de Génova es fácil e infalible, y el tipo de focaccia que conseguiréis con esta receta será una focaccia tierna y con mucha miga, perfecta para acompañar con ingredientes de sabores intensos como es el caso de las sardinas. 

La preparación es fácil, solo requiere un poco de paciencia y harina de fuerza del super. La paciencia es necesaria para dejar reposar la masa media hora después de amasar los ingredientes. En este momento le damos forma a la focaccia con los ingredientes y la dejamos reposar una hora y media antes de hornearla.

Como ocurre siempre, si utilizamos productos de buena calidad, en recetas como esta, conseguiremos un resultado muchísimo mejor. Las aceitunas, las sardinas y los tomates secos en aceite acaban de darle a la focaccia la profundidad de sabores y aromas que esta receta requiere.

Como última advertencia: si utilizáis aceitunas con hueso tened mucho cuidado de no esconderlas demasiado en la masa. 

Focaccia de sardinas y aceitunas

Notas

 
INGREDIENTES:
-500g de harina 00 (harina de fuerza del super). 
-275 g de agua.
-10 g de levadura fresca.
-10g de sal. 
-3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
-3 cucharadas de agua. 
-1 lata de sardinas.
-Tomates secos en aceite.
-Aceitunas.
 
PREPARACIÓN:
1. En primer lugar mezclamos todos los ingredientes (harina, levadura, agua y sal) y amasamos hasta tener una masa firme y elástica. Si tenéis la ayuda de un robot de cocina genial, y sino ya sabéis, mucha paciencia y amasad hasta que no se os pegue a las manos. 
2. Dejamos reposar la masa durante 30 minutos tapada con un paño húmedo o film para que aumente su volumen.
3. Amasamos de nuevo con las manos y colocamos en el molde engrasado que vayamos a emplear. Recomiendo que sea un molde amplio porque la masa volverá a aumentar su volumen. (Podéis usar un molde de 30x40 o dos moldes de 20x30, en función de disponibilidad).
4. En este momento hacemos presión con las manos sobre la masa para conseguir “agujeros” y colocar nuestros ingredientes. En mi caso tomates secos, sardinas y aceitunas arbequinas. 
5. Tapamos de nuevo y dejamos reposar 1 hora y 30 minutos. 
6. Ponemos a precalentar el horno a 200º C con calor arriba y abajo.
7. Preparamos la mezcla de 3 cucharadas de agua y 3 cucharadas de aceite de oliva y repartimos por la masa. 
8. Horneamos hasta que la masa se dore y se observe una textura crujiente, aproximadamente 30 minutos, en función de vuestro horno.
9. Si queréis podéis añadir un poco más de aceite de oliva como toque final.

Esta focaccia es perfecta para comer recién hecha, junto a una buena ensalada o aperitivo, o para rellenar como un buen bocadillo.

SUSCRÍBETE PARA NO PERDERTE NINGUNA RECETA
 

2020-08-15

6 comentarios

  1. No les voy a engañar: me la cenaría ahora mismo.

     
    1. Author

      Focaccia, pizza… me encanta la comida italiana. ¿Se nota? Muchas gracias por el comentario.

       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *